El templo de avellaneda, la envidia nacional



La noche del 28 de octubre de 2009 quedará en la memoria emotiva de todos nosotros. Después de más dos años dando vueltas por ahí, volvimos a casa, a nuestro hogar, y tuvimos un festejo acorde a la gran historia del club, con un escenario imponente, las copas internacionales, algunas de las glorias desfilando por allí y un equipo que ganó bien en el campo de juego y pelea cosas importantes. Y que los demás revienten de envidia.

El clima festivo que reinó ayer en Avellaneda fue movilizador. Grandes, chicos, mujeres, hombres, familias, amigos, novios, todos emocionados, felices, destilando alegría, fotografiándose en cuanto rincón vieran, sonriendo y recordando quizás viejas anécdotas y, por qué no, imaginando futuras.

Y estuvimos todos. Los que fuimos al Libertadores de América, los que lo siguieron por televisión, los que vibraron desde lejos por internet, los que tuvieron que escucharlo por radio y hasta los que lo vieron desde arriba, esos que nos hicieron amar estos colores. Con el corazón, todos estuvimos ayer en el Libertadores de América, en nuestra remodelada Doble Visera de cemento.

Pese a que todavía le falta mucho al estadio, si con lo que hay es espectacular, ¿se imaginan lo que será cuando esté completo? Sin dudas, será uno de los escenarios más imponentes no sólo de la Argentina, sino también de todo Sudamérica, aunque algunos quieran taparlo con pintura celeste o intenten contratar a un alemán que ni sabe dónde queda Avellaneda para dirigir a su equipo.

Ojo, no hay que quedarse con lo de ayer, ni el equipo ni los dirigentes. El miércoles nos dieron una alegría inconmensurable, de esas que uno tiene pocas veces en la vida, pero los muchachos del Tolo tienen que seguir trabajando y dejando el alma, como hasta ahora, para volver a gritar campeón, y los directivos continuando a full para terminar completamente las obras que, controvertidas o no, nos vuelven a colocar en las primeros planos. Ojalá no nos vayamos más de ahí.

1 Comentario:

Bocha escribió:

Que estadio, no??